¿Cómo calibrar el presostato de un compresor de aire?

 

En primer lugar aclararemos que no es recomendable reajustar el presostato de un equipo compresor porque es peligroso.

Los fabricantes lo especifican normalmente con una pegatina en la carcasa o el capuchón en algunas de las colas de este.

También es conocido como interruptor de presión.

 

¿Por qué no es recomendable reajustar el presostato?

 

Porque si el tanque del compresor tiene muy baja densidad, poco espesor en la lámina o fue diseñado para soportar por ejemplo 100 psi. 

Si nosotros lo calibramos a 120 psi (del inglés pounds-force per square inch, que se trata de una unidad de presión básica de este sistema que es una libra fuerza por pulgada cuadrada (lbf/in2)).

La lámina que contiene se podría romper, la soldadura podría reventar y estallar el equipo pudiendo causar un accidente.

Además por la humedad que producen los compresores podría haber un proceso de corrosión que no se observa externamente pero internamente está pasando y nos ocurriría lo mismo, en consecuencia podría explotar el tanque.

También podría ocurrir que tengamos una soldadura deficiente con lo cual también nos podría estallar.

 

Lo primero que vamos hacer para calibrar el presostato es:

 

Para calibrar el presostato lo primero que haremos es visualizar todo el equipo y vamos a empezar a retirar la coraza o el capuchón que lo protege.

Podemos observar que tiene un resorte principal o de rango (un muelle grande).

Y en el interior hay otro muelle que es más difícil de identificar, ya que es mucho más pequeño y se encuentra en una zona donde el reflejo no permite detectarlo bien.

Este bascula en el sentido de las agujas del reloj,

Por el tubo de retorno (parte baja) un tubo de cobre que sale del tanque que nos indica cuánta presión existe.

Más arriba nos encontramos una membrana en el interior que simplemente empuja el muelle pequeño y este hace que el otro muelle grande o resorte de rango se mueva y se apague o se encienda.

Normalmente estos equipos compresores vienen calibrados de fábrica.

 

Para realizar el reencendido de los equipos de 26 o 50 litros se hace:

 

Cuando la presión baja a 60 o 70 psi y para el apagado cuando la presión llega a 100 o 110 psi.

Es decir que podemos observar que el rango de tolerancia está comprendido entre 30 y 40 psi más o menos.

Así que si calibramos el presostato a 120 psi de apagado quiere decir que va a realizar el reinicio en 80 o 90 psi.

Este tipo de procedimiento es válido cuando el presostato de nuestro compresor se desajusta por la vibración del equipo y se recomienda exclusivamente para eso y nunca se va a recomendar para formatear equipos, cambiar la graduación de fábrica etc…

En la parte superior del chasis encontramos un tornillo o tuerca de bloqueo, que es normalmente de llave 10

 

Nos encontramos también

Dos flechas que indican la derecha e izquierda y los símbolos más + o menos – que las acompañan.

El símbolo más + significa que estoy aumentando la presión y el símbolo menos – significa que estoy disminuyendo la presión.

A continuación vamos a coger nuestro presostato y vamos a aumentar la presión hasta 120 psi

Es posible que cuando hagamos esto, la válvula de seguridad también tengamos que configurarla.

Es muy importante esta válvula de seguridad.

Ya que nos garantiza que si por cualquier motivo nuestro presostato no se dispara y abre el paso de la corriente.

Esta válvula nos va a protegernos a nosotros y al equipo, disparandose, presentando una fuga y evitando la explosión del tanque.

 

¿Cómo lo calibramos?

Vamos a mirar el manómetro que es un instrumento para medir la presión de los fluidos, principalmente aire.

El manómetro nos va a indicar la presión de apagado.

La presión máxima se encuentra en torno a 112, 115 psi,  así que vamos a expulsar el aire y ver en qué graduación vuelve y arranca y vemos que lo hace en 85 psi.

Lo desconectamos y a continuación vamos a calibrarlo.

A continuación vamos a retirar el capuchón, coraza o carcasa del presostato.

Normalmente suele ser de color negro y veremos el tornillo o tuerca de bloqueo.

Lo siguiente que vamos hacer

Es dar en el sentido de las agujas del reloj una vuelta y media.

Encendemos así de nuevo nuestro equipo y vamos a prestar especial atención al presostato ya que es en donde se va a disparar.

Comprobamos de nuevo el manómetro que cargó a 125 psi.

Nos damos cuenta de que nuestra válvula no se disparó.

En otras palabras

Esto significa que está por encima del rango de los 125- 130 psi de saltar el disparo automático de la válvula de seguridad.

Para finalizar, vamos a llevarlo a sus valores originales por seguridad para de este modo evitar un desagradable incidente,

De esta forma hemos aprendido a calibrar el presostato de nuestro compresor.