Qué compresor comprar.

 

 

¿Qué compresor me compro? ¿Qué compresor necesito para la utilidad que quiero darle?

 

Vamos a ver las diferencias entre distintos tipos de compresores y guiaros un poco a la hora de seleccionar el vuestro.

Existen tres modelos totalmente distintos pero los tres hacen lo mismo, comprimen aire y nos pueden ayudar a utilizar herramientas neumáticas.

Cuando pensamos en comprar un compresor empiezan a aparecer términos que desconocemos y que Los compresores no hace frenarnos y empiezan a generar dudas ¿pero todo eso que es? ¡olvidaros de todo eso!

 

Los compresores más comunes:

 

Vamos a centrarnos en los más comunes que hay en cualquier ferretería.

Por un lado tenemos uno de transmisión directa.

¿que es transmisión directa?

 

Quiere decir que su motor es eléctrico y  está conectado directamente al pistón que comprime el aire, está todo el engranaje junto.

Por otro lado tenemos un compresor de cofre A, el motor eléctrico transmite todo el movimiento al pistón a través de una correa.

Para ir atando cabos, la diferencia entre transmisión directa y de correa es que los de correa son más eficaces y la vída útil del compresor es más larga.

También tanto en uno como en otro podemos tener la misma potencia, el de transmisión directa es más económico para utilizarlo a diario por ejemplo en proyectos de taller de correa.

El tercer modelo de transmisión directa pero silencioso (no insonorizado), los cuatro puntos más importantes a tener en cuenta al comprar un compresor son:

1º CV, caballos de vapor o caballos de fuerza, HP, prácticamente equivalen lo mismo (1 CV=0.73 Kilovatios ; 1HP=0.74 Kilovatios) a mayor número de caballos tenga el compresor mejor, más fuerza va a tener y mayor aire va a comprimir por minuto.

2º Litros de aire por minuto que es capaz el compresor en su tanque, cuantos más caballos tenga tu compresor más litros de aire es capaz de introducir, dependendiendo de las herramientas que utilices vas a necesitar un compresor que genere un mínimo de aire por minuto.

3º El tamaño del tanque (los tres son de 24 litros), no es tan importante el tamaño, por ejemplo, si me compro un compresor con un tanque de 50 litros y me dedico a utilizar una pistola que me va a consumir 300 y pico litros al minuto y mi compresor llena ese tanque de 50 litros a 200 litros el minuto.

Me da igual tener ese compresor de 50 litros o de 24 litros.

 

¿Por qué?

 

Porque en el momento que el compresor salte, se va a quedando sin aire y no va a ser capaz de recuperar también el aire que estoy gastando con la herramienta, por lo tanto voy a tener que parar.

 

¿Qué diferencia hay entre un compresor de 50 litros y uno de 24 litros?

 

La diferencia está en que vas a alargar un poco más el momento de pararse, pero muy poquito más.

Por lo tanto vamos a centrarnos en tener un compresor que genera bastantes litros por minuto y la dimensión del tanque la dejamos dependiendo del espacio que tengamos y al uso que le vayamos a dar a la herramienta, si va a ser muy continuado el uso o no.

4º Los bares, es decir la presión que es capaz el compresor de meter en su tanque, esa presión se mide en bares (más habitual) o el PSI.

Pero no importa, porque en todos los manómetros viene indicado tanto en bares como en Psi..

¿Lo común que es ?

 

Lo común es que sean capaces de meter presión hasta 8 bares y las herramientas suelen trabajar como máximo a 7 bares, pistolas neumáticas, el taladro etc.. dependiendo del uso que le vamos a dar.

¿qué quieres? ¿pintar, clavar, remachar, grapar, pulir, taladrar, cincelar?.

Una vez que tengas claro el uso que le vas a dar, vamos a poner un ejemplo, yo quiero con mi compresor soplar, inflar y poco más, te digo:

Pistola de soplado consume unos 150 litros de aire el minuto, el inflador nos quitamos más de los bares que necesitamos de potencia que de otra cosa, es decir, necesitarás un compresor de un caballo y medio, y te sirve el compresor silencioso que puedes soplar, inflar, incluso clavar y también puedes pintar porque la pistola de pintar trabaja entre 2 y 4 bares .

¿Cuál es el problema?

Que vas a poder pintar una estantería pequeña, podrás pintar lo que quieras pero vas a tener que parar muchas veces, no te limita a utilizar otras herramientas, solamente el tiempo utilizado para cada una de las herramientas.

Ponemos otro ejemplo:

Quiero pintar con una pistola de pintura grande y quiero hacerlo de forma constante y no parar tres veces.

Si estamos hablando de 200 o 250 litros de aire por minuto tu lo que necesitas es un compresor de 3 caballos, uno de rejilla A pero no de correa, 3 caballos genera 348 litros de aire por minuto, ésta tiene más fuerza de lo que tú estás gastando con la pistola.

La mayoría de los compresores que están saliendo ahora al mercado vienen con dos salidas, una salida es la que podemos regular y dar la salida que queremos de presión y la otra siempre es una salida libre, es decir que si en vuestro taller hay dos personas trabajando tendrás que sumar los litros que gastan esas herramientas y en base a eso coger el compresor con la capacidad que necesites.

Un dato importante es que puede que no sepas que aire consumen tus herramientas, cuando una de ellas vienen los litros por minuto que consume.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonHabla con nosotros