¿Cómo reparar el cabezal de compresor compacto?

 

 

Cabezal de compresor compacto.

 

 

En esta ocasión vamos a reparar el cabezal o culata de un compresor compacto de 25 o 50 litros,

No se trata de los compresores que tienen correa exterior, únicamente de los compresores compactos.

Lo primero que vamos hacer es ir desmontando el equipo para de esta manera poder ir analizando de forma ordenada todas sus piezas una por una y así poder asegurarnos de que su estructura interna y externa están bien.

 

Para reparar un compresor es importante observar el orden que lleva:

 

Primero: tenemos la culata o el cabezal.

Segundo: la junta o empaque.

Tercero: vemos la placa de válvulas que es la que por lo general se suele estropear.

(De hecho los fabricantes normalmente la suelen envían completa, pero en ciertas ocasiones puede ocurrir que no sea así)

Cuarto: a esta también viene sujeta una pequeña lámina o chapa en forma de herradura.

(Lo que nosotros les aconsejamos por ejemplo es hacer una pequeña doblez de unos 15º grados aproximadamente en sus dos extremos simultáneamente con la misma medida para sea parejo).

Quinto: Del mismo modo nos podemos ayudar además con un alicate, de hecho esto nos va a garantizar que cuando lo coloquemos de nuevo en su lugar y baje el cubridor se ajuste mejor, obligandolo a que selle bien e impida que existan fugas cuando las platinas vayan perdiendo el temple con el paso del tiempo.

Sexto: a continuación quitamos las siguientes juntas y comprobamos el estado de la válvula de admisión.

Sin embargo a veces le puede entrar aire a esta válvula, nos podemos encontrar que el filtro está roto o simplemente que no tiene.

Por esta razón dejan de cerrar bien la platina de la válvula de compresión y la válvula de admisión provocando una obstrucción y estos detalles hay que tenerlos muy en cuenta.

 

Al reparar el cabezal del compresor compacto hacemos lo mismo con las juntas o empaque del cilindro:

 

Retiramos desmontando a continuación las siguientes piezas para ver en qué condiciones se encuentran:

Primero el cilindro y después el pistón además los anillos de este último deben quedar separados.

Cada uno de estos anillos deben estar en diferente posición, por ejemplo giramos uno hacia la derecha, el siguiente lo giramos hacia el lado opuesto y por último el de lubricación lo situamos en medio y hecho esto podemos empezar ya a ensamblar todas las piezas de nuevo por el mismo orden que las retiramos.

 

Su orden será el siguiente:

 

Primero: vamos a introducir el pistón dentro del cilindro.

(Es especialmente relevante saber que siempre tenemos que lubricar el cilindro un poco antes de hacer nada y usaremos un lubricante mineral o lubricante de aceite de 20w40 o 20w50).

Segundo: a continuación lo iremos introduciendo poco a poco hacia el interior suavemente además nos podremos ayudar con las uñas o un cuchillo.

Nos tenemos que asegurar de que esté bien posicionado todo para seguir colocando las piezas que nos quedan.

Tercero: situamos los dos topes para después emplazar encima la válvula de entrada.

Cuarto: ubicamos el empaque separador o junta, luego irá la platina de la válvula de compresión, el empaque separador o junta.

Quinto y por último la culata o cabezal junto con sus tornillos.

En conclusión es importante recordar que nunca tenemos que apretar los tornillos demasiado, porque estas culatas son de aluminio y por este motivo se rompen con mucha facilidad, tan solo 1/8 o 1/9 de vuelta aproximadamente y en poco tiempo ya tenemos reparado nuestro cabezal.

 

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonHabla con nosotros